• laorganicamente

10 tips para un Halloween más sostenible



Hay algo más terrorífico en Halloween que las películas de miedo o los disfraces de payaso diabólico. Hay algo que da mucho más miedo que las sombras que creemos ver en el pasillo de noche o los ruidos que escuchamos cuando estamos solxs en casa.


Lo que más miedo da de la noche de Halloween es la cantidad de plástico de un solo uso que se genera con ella.


Halloween, al igual que cualquier otra festividad, conlleva el uso de decoración, disfraces y la preparación de comida específica para la ocasión, Y todo esto es genial, no nos malinterpretéis. Disfrutar de una fiesta y hacer algo divertido en familia o con amigxs es algo maravilloso pero no podemos dejar de lado el terrorífico impacto que nuestras acciones tendrán en el planeta.


Cuando la fiesta supone desperdicio de recursos deja de ser divertida.



Algunos datos sobre el impacto de Halloween en el planeta


Aunque en España no existe una gran tradición de Halloween como sí ocurre, por ejemplo, en Estados Unidos, es un momento de celebración que conlleva un alto índice de desperdicio. Algunos datos para entender la magnitud de lo que hablamos:


- Se estima que menos de la mitad de los disfraces comprados para Halloween se usarán más de una vez.

- El 83% de los materiales usados para la fabricación de los disfraces es plástico.

- Algunas de las principales plataformas para comprar disfraces son Amazon o eBay, así como el bazar de nuestro barrio. Todo esto implica que los disfraces, muy probablemente, hayan sido fabricados en la otra punta del mundo y transportados a nuestro hogar. En muchos casos para unas cuantas horas solamente,

- Los datos sobe el desperdicio de alimentos también dan miedo ya que el 25% de las calabazas usadas para esta fecha acaban en el vertedero.


* datos obtenidos a través de un estudio de las ONG Fairyland Trus y The Hubbub Foundation


"¡Sois unos aguafiestas!", pensarás, pero todo lo contrario. De hecho a Tania le encanta Halloween y se disfraza cada año que puede. Es posible celebrar una fiesta sin generar tanto residuo como venimos estando acostumbrados o sin fomentar el consumo abusivo de recursos. Por eso, vamos a dejaros 10 ideas para tener una fiesta perfecta y pasar una noche terrorífica sin asustar al planeta con nuestra falta de cuidado.



1. Reutiliza tus disfraces


Evita siempre que sea posible el comprar artículos nuevos. Dale una vuelta a los que ya tengas, confecciona nuevos con ropa de tu armario o píde prestados disfraces a tus amigxs. También puedes alquilarlos o comprarlos de segunda mano.


Si necesitas comprar tu disfraz medita sobre el uso que le darás y sobre si merece o no la pena comprarlo: ¿Lo necesito realmente? ¿Cuántas veces me lo pondré? ¿Tengo otra opción al alcance que no implique comprar un disfraz nuevo? Todas estas cuestiones nos ayudan a clarificar nuestras necesidades y a separarlas de los caprichos.



2. Opta por disfraces sin plástico


Como te decíamos, la mayoría de los materiales usados para la fabricación de disfraces son plásticos y, si a esto le sumamos el hecho de que quizás nunca vuelvan a usarse, pasan a ser plásticos de un solo uso.


Existen alternativas, por supuesto. Opta por materiales como el algodón, el lino o el cáñamo. Materiales como el bambú son una excelente opción ya que es una planta que crece muy rápido con un impacto muy leve sobre el terreno en comparación con otros tejidos.



3. Decora la fiesta reciclando


Unas cajas de cartón, periódicos y revistas viejos, los cartones del papel higiénico, botes de cristal... ¡Los materiales ya los tienes, sólo hace falta la originalidad! Pero tranquilx, que si estás faltx de inspiración, en internet encontrarás muchísimas ideas de decoración "do it yourself"


Con esto, no solo estarás dándole una nueva vida a un objeto que era considerado basura, sino que pasarás un rato divertido y tendrás una decoración 100% original y especial al haberla hecho con tus propias manos. Si tienes niñxs pequeñxs cerca, úneles a la actividad porque seguro que les chifla.



4. Evita comprar objetos de un solo uso


En este tipo de fiestas es habitual comprar productos que solo sirven para ese momento como, por ejemplo, guirnaldas de plástico con dibujos de calabazas, serpentina, globos o platos y cubiertos de plástico.


Todo ello es fácilmente sustituible por productos que, aunque quizás solo usemos en Halloween por motivos de la decoración, nos aseguraremos de que nos sirvan para todas las fiestas de Halloween que hagamos.


Sustituye las guirnaldas de plástico por unas de fieltro, la serpentina y los globos, por velas o telerañas falsas (que luego recoges y guardas, no te olvides), los platos y cubiertos de plástico por platos y cubiertos de toda la vida, ¡de los que ya tienes en tu cocina!

Al final se trata también de eso: de aprovechar lo que ya tienes y reducir tus compras.



5. Planificar bien la comida


Uno de los peores males de la humanidad es su despreocupación al tirar comida. Mientras que millones de personas pasan hambre, otras muchas llenan el cubo de la basura con alimentos en buen estado que podrían haber sido comidos.


La principal causa de esto es la falta de planificación.

Si vas a organizar un menú especial piensa bien qué platos prepararás y qué cantidad para evitar desperdiciar comida. Todo lo que sobre, guárdalo en tuppers y tendrás las próximas comidas de los días siguientes solucionadas.



6. Aprovecha la calabaza


Decorar calabazas no es algo muy típico en España pero cada vez son más las familias que disfrutan de esta actividad. Y no es para menos, es algo muy original y entretenido pero no podemos olvidarnos de que una calabaza es un alimento y que, como tal, tiene que ser aprovechado.


Si quieres decorar una calabaza, hazlo, pero no olvides utilizar el relleno para alguna receta típica de esta época como la crema de calabaza, el pastel de calabaza ¡o hasta el batido de calabaza! Si guardas las pipas, puedes tostarlas en el horno y están riquísimas. En internet encontrarás muchísimas recetas para aprovechar al 100% tu calabaza y frenar el desperdicio de comida de esta época.



7. Cocina de temporada


Igual que pasa con la calabaza, hay muchos alimentos que son típicos de esta estación y que puedes aprovechar para preparar los platos de tu fiesta. Así, en otoño tienes de temporada por ejemplo la calabaza, las castañas, las berenjenas o los boniatos.


Comprar de temporada es algo a priorizar en nuestro estilo de vida ya que conlleva comprar local y, además, más barato.



8. Decora de forma natural


Aparte de la opción DIY hay una mucho más fácil, rápida y barata que tan solo consiste en salir al parque o al campo y recolectar.


Puedes coger piñas, ramas, hojas, piedras y con todo ello decorar la casa de la forma más otoñal que se te ocurra. La imaginación aquí tiene un papel muy importante, crea lo que se te ocurra y encuentra algo que te guste. Y si te viene a la cabeza ninguna idea, consulta en internet y encontrarás muchas opciones de decoración preciosas.



9. Chucherías sin envoltorios plásticos


Si vas a ir de puerta en puerta pidiendo caramelos o si piensas pegarte un atracón en casa, opta por alternativas a los caramelos y golosinas que vienen envueltos en plástico.


Puedes encontrar fácilmente golosinas a granel en todas las tiendas de alimentación de tu barrio así como frutos secos, que también son una opción muy rica y más nutritiva.


También puedes optar por cocinar algo tú y así tener dulces artesanales mucho más sanos que las tradicionales chucherías de esta época.



10. Recicla correctamente


Aunque, como te decíamos, la prioridad es reutilizar todo lo que se pueda, existe el caso de que algo se convierta en basura porque ya no pueda ser ni reutilizado ni reparado, en cuyo caso nuestro deber es reciclarlo correctamente.


Recuerda dónde tirar cada tipo de desperdicio y, si tienes dudas con los contenedores de tu ciudad, consulta en la web del ayuntamiento o en el teléfono de ayuda al ciudadano.


La separación de residuos, si bien no es un paso principal en la gestión de recursos porque se debe evitar llegar a él, es muy importante para optimizar el proceso de reciclado y así ahorrar energía, tiempo y materiales.


________


Una fiesta siempre es motivo de alegría y celebrar con amigxs o familia es la mejor de las opciones. Pero, igual que queremos lo mejor para ellxs, deberíamos quererlo para el planeta.


Que nuestras celebraciones no supongan un sufrimiento al ecosistema, que no traigan consigo actitudes egoístas sino que hagan pensar en el impacto real de sus actos. Nuestras malas decisiones se vuelven contra nosotros y si no son meditadas, peor aún.


Debemos tener siempre presente que formamos parte de algo mucho más grande que nosotros y que hasta la más pequeña de nuestras ideas tiene un impacto que debemos valorar y meditar.


  • YouTube
  • Instagram

últimos posts

Rellena el formulario y no te pierdas ninguna novedad

Prometemos no molestarte con publicidad y sólo enviarte información cuando nos parezca importante y creamos que puede interesarte

Gracias por unirte!